jueves, 17 de enero de 2008

Desvirgando el interior.

Aprovecho el momento presente, en el que me sé a solas contigo, para mirarte en secreto, atento, sabiendo de antemano que nadie nos escucha todavía. Aprovecho, hermano espejo, para comprobar mi reflejo y gustarme por dentro. Atento, ya llego.
Sin lectores que me lean, espero salir del cascarón, crecer y multiplicarme para entonces, y sólo entonces, lanzar a los cuatro vientos las voces de mi silencio.
Los lunes llegará mi voz a vosotros cuando llegue el momento en que existais. Hasta entonces acumularé vocablos poderosos que ansien penetrar en vuestros yos y copular sin demora en busca de un vínculo mayor.
Hasta otra.

1 comentario:

Nina de América dijo...

Hola Celesto de Calabrez!!
Me gusta mucho este comienzo de tus reflexiones, no podían haber nacido de una forma mejor. Supongo que hacer un vínculo mayor contigo a través de este blog no va a ser muy difícil ;) pero me va a gustar mucho comunicar lo que pienso de tus publicaciones a través de este sistema. Bueno, no me enrollo más.
Espero que las visitas a tu blog crezcan como la espuma.

Un abrazo